14 Consejos para ahorrar mientras viajas

¡No necesitas ser rico para viajar! Y en ello me he inspirado para escribir el siguiente artículo.

Vuelos

1. Al reservar vuelos, a veces es más barato volar a aeropuertos que no sean el destino final, y luego tomar un tren o autobús. Esto es especialmente útil durante la temporada alta de viajes o festivales. Y te permitirá ahorrar mucho dinero a pesar del inconveniente de alargar más el viaje y la hora de llegada a tu destino.

2. ¡Reserva con antelación! Esta ya te la conocías, ¿verdad? Nunca me cansaré de repetirlo, pero la sensación de conseguir vuelos hasta un 50% menos de precio solo por planificar con antelación es maravillosa. Personalmente intento sacar los vuelos con un mínimo de unos dos meses si voy a viajar a algún lugar en Europa e intento sacar hasta seis meses antes si es un vuelo internacional.

Alojamientos

3. Si eres de los que no soporta la idea de compartir aseo en un hostal y siempre optas por elegir un hotel, las ofertas de última hora pueden ofrecerte habitaciones con un descuento superior al 60% sobre el precio normal.

4. Al registrarte en el hotel piensa en la posibilidad de solicitar una mejor habitación. El turismo es muy malo y escasea en ocasiones en la actualidad. Por ello es muy probable que el trato sea mucho más amable y obtengas algún que otro privilegio con solo pedirlo. Quieren mantener contentos a los clientes y hacer que al volver a casa recomienden a sus amigos hospedarse en ese lugar. Así que olvida la timidez y úsalo para tu conveniencia.

5. Si sois varios amigos los que viajáis, entre 3-4 personas, considera reservar una suite. Los sofás generalmente se pliegan en las camas, lo que hace que la reserva de la habitación pueda ser aún más económica.

6. Si estás en una ciudad por una semana o más, alquilar un apartamento amueblado puede ser más barato que un hotel. Puedes encontrar una gran cantidad de excelentes apartamentos alquilados a través de sitios web como AirBnB, Wimdu, Home Away y 9Flats. Alquilar los apartamentos de otras personas siempre suele ser más barato que un hotel. Además vienen equipados con una cocina para que puedas preparar comida y reducir los gastos aún más.

7. También puedes utilizar sitios como Couchsurfing para alojarse con los lugareños de forma gratuita. Amo estos sitios. He usado Couchsurfing casi una docena de veces y no he tenido más que buenas experiencias. No solo es un gran sitio para conseguir un lugar económico donde alojarse, sino que también te permitirá conocer a los propios habitantes del lugar y poder salir con ellos y conocer la ciudad de una forma que ningún guía podrá enseñarte.

8. La mayoría de los albergues ofrecen habitaciones privadas que son más económicas que los hoteles. Si reservas con antelación podrás tener tu propio baño, sábanas nuevas cada día, Wi-Fi gratis y, a veces, hasta una TV.

Comer

9. Intenta visitar siempre la oficina de turismo local para conseguir una tarjeta de turismo. Las oficinas de turismo locales emiten tarjetas con descuentos para todas sus atracciones, tours y algunos restaurantes. En ocasiones ofrecen entrada gratuita o descuentos sustanciales en todas las atracciones y excursiones en una ciudad, transporte público local gratuito (una gran ventaja) y descuentos en algunos restaurantes. Al comprar el pase del museo de París, ahorré  70€  del precio normal de los museos. La mayoría de las principales ciudades del mundo ofrecen este tipo de tarjetas.

10. Bibliotecas, Starbucks y la mayoría de los cafés tienen wifi gratis. En lugar de tener que pagar por el acceso a Internet, te recomiendo que vayas a alguno de estos sitios.

11. La hora del almuerzo es el mejor momento para visitar los sitios más turísticos. Los grupos de turistas siempre se dirigen a estos lugares temprano por la mañana o al final de la tarde, pero alrededor de la 1:00 del mediodia suelen estar comiendo, haciendo las colas de espera mucho más cortas para las principales atracciones. Por el contrario, si eres madrugador, puedes ser el primero en la fila y hacer crecer tu el tiempo de espera.

Turismo

12. Nunca comas en una zona turística: la comida será la mitad de buena y al doble de precio. Este es un consejo bastante simple, pero a menudo olvidado por la mayoría. Solo con alejarte del centro turístico un poco y en cualquier dirección y encontrarás restaurantes más baratos y locales. Bajando de Las Ramblas en Barcelona, ​​mis amigas y yo encontramos un restaurante de tapas donde comimos de lujo por 7 euros cada una, casi la mitad de lo que hubiera costado en Las Ramblas.

13. Los lugareños no comen fuera todas las noches, así que tampoco tu deberías. Visita el supermercado local para ver y probar cosas nuevas y atrévete a cocinar una buena cena. Si no tienes una cocina donde estés hospedado, visita los mercados y opta por prepararte unos sándwiches para un picnic en el parque.

14. Come en restaurantes caros durante la comida en lugar de la cena. La mayoría de los restaurantes ofrecen platos para la comida mucho más baratos que las del menú normal de la cena. Esto es especialmente frecuente en Europa. Obtienes un menú fijo pero lo que te falta en la elección, lo compensas con los ahorros. ¿No sabes a dónde ir? No mires en la guía. Pregunta al albergue o al personal del hotel.

 

mayte
 

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: